EL PRODUCTO

Calefacción y refrigeración con eficiencia energética y libre de CO2, ¡incluso por debajo del punto de rocío!

Eficiencia energética

El panel de control climático EcoSyst satisface todas las exigencias para, de acuerdo con las entidades de ecosostenibles, inversores y promotores, poder cumplir con las normas de una climatización moderna. Calentará y refrigerá toda clase de espacios de forma eficiente y libre de CO2.

 

Agua en vez de aire

Las mallas de tubos capilares funcionan a base de agua en lugar de aire, por lo que su eficiencia es mucho más alta. Con frecuencia, las técnicas de refrigeración convencionales se ven limitadas por la formación de condensado al alcanzar una cierta temperatura (punto de rocío). Los paneles de control climático EcoSyst resuelven el problema, ¡refrigerando incluso por debajo del punto de rocío!

 

Ausencia de corrientes de aire insalubres

Al emplear un revoque a base de barro natural se crea un hábitat apropiado y agradable con una humedad relativa del aire de un 40% a 50% , sin generación de aire seco e insalubre producido por instalaciones de aire acondicionado y sin las molestas corrientes de aire, porque el aire circulará de forma lenta y natural.

 

Instalación sencilla

La construcción moderna opta por unas soluciones sostenibles, eficientes y flexibles. Los paneles de control climático EcoSyst reúnen todas estas soluciones, tanto para construcciones de obra nueva como en reformas. La instalación en el techo es sencilla y el ahorro en los costes energéticos será importante y a largo plazo.

 

Producción local y flexible

Les animamos a convertirse en nuestros futuros socios y a producir nuestros paneles EcoSyst de forma autónoma, local y flexible, con total libertad para emplear nuestro sistema según las necesidades y demandas locales. Aprovecharán nuestra técnica y nuestro know-how para producir los paneles EcoSyst donde lo crean conveniente y cuenten con recursos regionales. Según sus necesidades, elaboraremos una solución hecha a su medida.

Este sistema innovador consta de una placa de aislamiento mineral altamente higroscópica (silicato de calcio, etc.), una malla de tubos capilares y un pegamento de barro. La placa de aislamiento evita tanto pérdidas de calor en invierno como la penetración de calor en verano (densidad en estado seco bruto: 200–350 kg/m3; termoconductibilidad: <0,060 W/mK). Gracias a las altas cualidades alcalinas de la placa de aislamiento con un pH de más de 10 no deja que el moho se desarrolle, incluso en el caso de un empapamiento de larga duración.
Una vez fresadas las ranuras dentro de la placa de aislamiento, la malla de tubos capilares se fija a ellas con pegamento de barro. Los capilares se ramifican a una distancia de 2 cm, lo que proporciona una superficie extremadamente grande, generando un sistema efectivo para la emisión de energía. Esto asegura la distribución uniforme sobre toda la superficie y garantiza una climatización ambiental funcionando plenamente a una temperatura baja.
Un rellenador de juntas especial para cubrir los tubos principales de conducción y un pegamento a base de polvo de arcilla para la fijación de los elementos en el techo, completan el panel de control climático EcoSyst. Un revoque de barro adaptado al fondo alcalino remata el recubrimiento final.

La calefacción a través de la emisión de la energía desde la pared, el suelo o el techo no supone inconvenientes de carácter físico-térmico. Sin embargo, a la hora de enfriar de forma intensiva por debajo del punto de rocío para disfrutar de un ambiente interior agradable, la formación de aire condensado en la superficie de las paredes y techos es inevitable.
Actualmente podemos evitar este problema reduciendo el potencial de enfriamiento, acercando la temperatura de las superficies al punto de rocío o mediante la deshumidificación del aire adicional. Éstas no son soluciones óptimas, y es contraproducente, sobre todo en los días de mucho calor reducir la potencia refrigerante, cuando la demanda es más alta para poder disfrutar de un ambiente confortable. La deshumidificación del aire de forma previa tampoco es la solución ideal, ni por razones ecológicas ni por razones económicas, ya que es un proceso que consume mucha energía, necesita inversiones adicionales en tuberías, ventiladores etc., además de suponer un aumento en los costes de funcionamiento debido a la necesidad de un mantenimiento regular. Por esta razón, la aplicación de la técnica de los tubos capilares altamente eficiente es más bien limitada en las zonas de clima cálido.
El panel de control climático EcoSyst resuelve este problema de forma sencilla, permitiendo incluso temperaturas muy inferiores al punto de rocío. Gracias a sus cualidades higroscópicas puede absorber grandes cantidades de aire condensado. Cuando descienden las temperaturas exteriores por la tarde o noche y ya no se necesita enfriar los espacios, el panel devuelve la humedad absorbida. Durante este proceso se genera el enfriamiento adiabático, que posibilita un enfriamiento ambiental sin necesidad de emplear ningún proceso de refrigeración activo. Es un proceso de absorción y emisión de aire húmedo perpetúamente reversible.

La climatización ambiental a bajas temperaturas supone el funcionamiento del sistema de forma exclusiva a base de fuentes de energía renovable.
Para el caldeamiento las temperaturas de salida rondan entro los 26 y 30 grados, generadas por colectores solares o, en su defecto, por recursos geotérmicos, biomasa, trozos de madera, miniinstalaciones de energía eólica u otras.
El refrigeramiento durante el verano con temperaturas de salida entre 20 y 24 grados también se soluciona de forma sencilla a través de la geotermia y fuentes energéticas libres de CO2 (pozos, cisternas, mar, río etc.). En caso de una demanda de refrigeración muy elevada, la energía faltante puede ser suministrada por la acción solar térmica. La energía eléctrica necesaria para el funcionamiento de los sistemas puede ser generada por células fotovoltaicas.

La capacidad de absorción y emisión de humedad del revoque de barro facilita que, tanto en viviendas como en oficinas, predomine una humedad ambiental relativa constante entre un 40% y un 60%. La instalación de los paneles de control climático evita la insalubre y desagradable circulación de aire producido por las instalaciones de aire acondiconado, que son con frecuencia un factor desencadenante de enfermedades propias del verano. Asimismo desaparecerá el riesgo que suponen esos „catapultadores de gérmenes“, es decir, la distribución de agentes patógenos causada por filtros de aire con un defectuoso mantenimiento.
Los ampliamente extendidos diagnósticos de „building related complex“ o „sick building syndrome“ se dan con frecuencia cuando se ha detectado un entorno ambiental insaludable, demasiado seco, o con una carga excesiva de gérmenes o sustancias contaminantes en el aire. Asimismo, la denominada gripe de verano se propaga casi siempre debido a las corrientes provocadas por las instalaciones de aire acondicionado.
Estos factores y su relación con la sensación de bienestar han sido objeto de una intensa investigación por parte del centro Charité de Berlín, el mayor centro hospitalario universitario de Europa. Los resultados han hecho evidentes las repercusiones positivas de las climatizaciones con elementos constructivos sobre el proceso curativo de los pacientes recién operados, acortando también el tiempo de hospitalización.
Basándose en estos resultados, en el marco de una modernización más que necesaria, varios hospitales de Alemania han tomado las riendas en este asusnto, sustituyendo los obsoletos radiadores por una climatización con elementos construidos, con mallas de tubos capilares.

  • Refrigeración y calefacción en un solo sistema/li>
  • Sin problemas de condensación al bajar del punto de rocío
  • Previene la formación de moho
  • Es aplicable en edificios tanto antiguos como modernos
  • Es apropiado para su empleo en zonas de clima moderado y subtropical
  • Reducción considerable del consumo energético
  • Ahorro importante en los costes de funcionamiento
  • Reducción considerable de costes para el aislamiento, sin necesidad de gruesas capas termoaislantes
  • Sin perjuicios para la salud causados por la exposición a una climatización demasiado seca, contaminada o fuertemente ventilada
  • Sin necesidad de mantenimiento: ni cambio de filtros ni regulación de encendido
  • Es de fácil manejo, sencillo en control y regulación
  • Tiene una vida útil larga
  • Supone una climatización ambiental 100% sin emisiones de CO2
Das Klimaelement
Maße:1330 x 1000 x 52 mm (+/-1%)
Masse:20,4 (+/- 0,5) kg
Flächenlast:15,2 kg/m²
Das Klimaelement nach Installation
Maße:1340 x 1000 x 57 mm (+/-1%)
Nennkühlleistung bei ΔΘ n = 8K (DIN EN 14240):68 W/m²
Norm-Wärmeleistung bei ΔT = 15K (in Anlehnung DIN EN 14037):85 W/m²
Die Kalziumsilikatplatte
Maße der Kalziumsilikatplatte:1220 (+/-3) x 1000 (+/-3) x 50 (+/-1) mm
Rohdichte:0,225 g/cm³ (+/-5%)
Kapillares Wasseraufnahmevermögen:270% des Eigengewichts
Adsorptives Wasseraufnahmevermögen:2,5% des Eigengewichts
Wasserdampfdiffusionswiderstandszahl:2,5μ

Diffusionswiderstandszahl:

Wasserdampfdurchlässigkeit (Sd Wert 2,5cm)

 

0,06 m
2,5μ

Wärmeleitfähigkeit gem. abZ (DIBT):0,067 W/mK
Druckfestigkeit (EN 993-6:1995):2,4 MPa
Biegefestigkeit (EN 993-6:1995):1,9 MPa
Brandschutz nach DIN:Klasse A1 (nicht brennbar)
pH-Wert10,3 (schimmelpilzhemmend)
Die Kapillarrohrmatte
Maße der Kapillarrohrmatte:1330 x 1000 mm
Durchmesser Stammrohre (2 Stück):ø 20 x 2 mm
Durchmesser Kapillarrohre (48 Stück):ø 4,5 x 0,8 mm
Oberfläche bei Kapillarrohrabstand von 20 mm:0,68 m²/m²
Material der Kapillarrohrmatte:Polypropylen
Der Lehmputz
Wärmeleitfähigkeit:0,91 W/mK
Dichte:1,7 g/cm³